El gotele esta de moda

El gotelé costa del sol

El gotelé es un efecto punteado, o estuco, que se utiliza sobre todo en paredes blancas para dar una textura uniforme de pequeños grumos o gránulos, y se ha utilizado ampliamente en las paredes y techos españoles durante varias décadas. La llegada del cartón yeso y la caída generalizada de la moda han reducido su uso recientemente, pero todavía hay mucho y Lanzarote tiene más que su cuota.
Si tiene una casa con gotelé en las paredes, se enfrentará a un par de problemas. El primer problema es si te sigue gustando o no. La mayoría de la gente puede vivir con él, pero en los últimos años se ha producido una reacción en contra, al igual que ocurrió con el papel pintado de virutas de madera. Desgraciadamente, si no te gusta en absoluto, probablemente necesitarás que un escayolista profesional acuda al rescate, y será un trabajo caro.
El otro problema es cómo repararlo. Muchos de nosotros hacemos varios trabajos de bricolaje en nuestras paredes, hundiendo tornillos aquí y allá o moviendo un enchufe o una luminaria. Sólo cuando llegas a reparar el daño te das cuenta de que no es fácil reproducir ese efecto de gotelé abultado.

Stippled walls

Some who still use it today, are called “lazy” in the world. Because the base of the wall does not need to be perfect to paint smoothly. Something that sometimes happens in the new developments of the real estate boom.
Except in rehabilitation of old houses, sometimes it is inevitable to use this technique because the walls were not made plumb and even if the paint and plaster to the brick and put new plaster, the so-called waters, remain. Point that I do not share, because although it takes more work you can always leave the walls perfect.
The first thing is to know what paint you have, it is not always so. An unorthodox method to know this, but used by those who know how to paint, is to wet a finger with saliva and if when passing it through the wall it comes out stained, it is tempera. If the saliva comes out clean, it is plastic.
If the final finish is tempera paint, wet the wall with water and scrape it with a spatula, removing the drop. Then a coat of smooth plaster should be applied to finish leveling the wall before painting.

Noticias de andalucía

Hace décadas, tener gotelé en las paredes era muy común.  Sin embargo, la moda ha cambiado y ahora lo más habitual es que sean superficies lisas.  Si estás pensando en darle un toque más moderno a tu casa y quieres quitar el gotelé de las paredes, el post de hoy te va a ser muy útil, porque te vamos a explicar cómo quitar el gotelé sin demasiado esfuerzo .  ¿Empezamos?
Antes de empezar a raspar las paredes, tienes que asegurarte de qué habitaciones están pintadas con témpera y cuáles con plástico.  Ya que, dependiendo de esto, la técnica para quitar el gotelé será diferente.
Antes de coger la lija y empezar a quitar el gotelé, asegúrate de cubrir tanto el suelo como las puertas, las molduras y los muebles.  Y es que durante el lijado se levantará mucho polvo que puede manchar y estropear.
Es más que posible que en algunas zonas le resulte más difícil quitar el gotelé.  En estos casos, vuelve a rociar con agua la zona a tratar y vuelve a rascar hasta eliminar el gotelé.

Nuevos casos de andalucía

Ahora a la hora de pintar las paredes también tenemos que elegir el acabado de estas, algo que influirá mucho en su aspecto y en el uso de las pinturas. Hace años se llevaba utilizar el llamado gotelé pero hoy en día se utilizan más las paredes lisas. Los dos tipos de paredes tienen sus ventajas e inconvenientes, por lo que vamos a ver cuál puede ser la mejor para nosotros.
La elección entre paredes gotelé o lisas es algo importante a tener en cuenta para ver el efecto en nuestro hogar. Además, este tipo de acabados en las paredes pueden ser difíciles de cambiar por lo que es algo que hay que pensar a largo plazo.
El gotelé es un acabado rugoso en las paredes que se llevó hace años y que ahora es difícil de ver. Todavía no se ha convertido en una tendencia para muchas cosas y es que este tipo de paredes imposibilitan el uso de algunas cosas como el papel pintado o las pegatinas, por lo que ya no son populares. Sin embargo, hubo una época en la que todo el mundo utilizaba este tipo de acabado en las paredes porque tiene la ventaja de que cualquier desperfecto no suele notarse en ellas debido a esas rugosidades. Sin embargo, si vamos a elegir este tipo de acabado debemos saber que ya no son tendencia y que es muy raro verlos en las casas actuales. Además, puede ser difícil de pintar o añadir algo a la pared como el papel pintado, por lo que ofrece más desventajas que ventajas. En general, no es un efecto que se suela recomendar hoy en día por las dificultades que ofrece a la hora de decorar las paredes con diversos detalles y porque no se ha vuelto a poner de moda y no es tendencia actualmente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad